sábado, 25 de febrero de 2017

Hablemos de baile… SWING – Por Sergio Cardozo

 El mayordomo cantante
Pintura: Jack Vettriano
Este etiquetado del menú del blog pretende ser un recurso o material complementarios para nuestros alumnos de clases y en especial para los que se acercan a formarse como profesores de los distintos estilos de baile de pareja.

Al cercarnos a los orígenes de los bailes es imposible desligarse de multitud de controversias y opiniones que encontramos cuando queremos conocer más acerca de ellos. Hecha esta advertencia, intentaré acercar algunas características del género musical y de su baile, además de algún vídeo o enlace de interés en cada una de las entregas.

Con el Swing, al igual que en otros estilos de bailes, se abre el gran abanico de ritmos y estilos de músicas y de pasos de bailes que surgen a partir de la fusión de la cultura anglosajona y afroamericana hacia 1920, EL JAZZ, en Estados Unidos; popularizado de una manera vertiginosa en la época de entre y post guerras, se mezcla también con el music-hall y el cabaret; tras una serie de necesidades económico-sociales, y con la ayuda de los nuevos medios de comunicación de masas como la radio, la discografía, la cinematografía y la televisión.

Puede decirse que es el primer baile inventado por los norteamericanos, y supuso la gran contribución al mundo del baile, rompiendo con las más tradicionales costumbres europeas hasta ese momento.

Pero acerquémonos al Swing y a algunos de sus ritmos y estilos de baile.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

EL SWING

Los bailes de swing, pueden tener sus comienzos en las improvisaciones de pasos que surgieron en Estados Unidos a partir de estilos musicales como el jazz, ragtime o dixieland (jazz del sur). Localizado históricamente en Nueva Orleans, Chicago y Nueva York, poco a poco fue corporizándose en su baile y en sus estilos musicales, lo que luego se daría en conocer como Swing, Fox, Twist; y las innumerables variantes del Lindy Hop como el Balboa, el charlestón, el Jitterbug, el Ballroom Swing, el Ballroom Jive y el West Coast Swing.

En España, mientras tanto (y según nos cuenta Rosario M. Caneyro en su libro “Bailar en Madrid, 1833-1950”), las mazurcas, polcas, pasodobles, valses y chotis, recibirán, sin mucho éxito, los primeros ritmos llegados en las primeras décadas del S. XX. El baile que se denominó como “washington post”, tenía dos variantes en sus distintas combinaciones: el one ste (un paso) y el two step (dos pasos), algo que ya sintetizaban las danzas de salón por en el S. XVI.

A mi llegada a Madrid y sus pistas de bailes, me quedé sorprendido al ver que la mayoría de los aficionados del baile conocían solo dos, a lo sumo tres, de la infinidad de posibilidades que brindan estos ritmos para improvisar en secuencias de 2, 4, 6 u 8 tiempos del compás o frase musical, (tal como sucede con el tango, por ejemplo).

Hasta donde he conocido, aunque comienza a cambiar, las posibilidades del baile eran: o dos pasos dobles (swing), o dos pasos simples y un doble (variación del swing); cuanto mucho conocían algun@s el fox-trot (trote del zorro). Pero hay mucho más por descubrir, saber por ejemplo que hasta los años ’90 la expresión lindy hop no entraba en el lenguaje de los bailarines (pero del lindy, hablaré en otro momento).

Como sea que hayas aprendido (y cada maestrillo con su librillo), si has aprendido la combinación de algunos pasos y te lo pasas bien, sigue con ello. Más allá de las modas locales o internacionales, del carisma de los músicos, de estilos y de bailes, el fin es divertirse bailando.

Tras la llegada del jazz y el blues, y casi paralelamente del surgimiento del boogie woogie o el rock and roll, así era el swing, y del que toman sus raíces.




Al igual que sucede con otros estilos baile, más allá de los regionalismos o imposiciones de la moda o de las tradiciones (como sucede con los ritmos latinos, el tango, los ritmos flamencos y hasta la jota española), el mundo denominado simplemente SWING, es increíblemente amplio, divertido y disfrutable.




Pero hay que hacer una diferencia entre el baile de salón social y el deportivo. En el segundo caso, se popularizaron dos estilos de baile en esta modalidad; una en la modalidad standart denominado Slow Foxtrot y otro en la modalidad latina que se llama Quick Step. Te dejo un ejemplo cada uno de ellos.(Aquí más detallessobre el Baile Deportivo).







Confieso sinceramente, que no sé bien si por guardar las formas aristocráticas-burguesas europeas, por desconocimiento o ignorancia de sus maestros, o simplemente por gustos, modas o difusión, en Europa en general se ha preferido guardar las formas “elegantes” y de evolución en la pista de baile a las verdaderas raíces de estos ritmos del swing. En el próximo post, quizás te cuente más cosas de este baile tan divertido, por su música, improvisación de pasos y libertad en la pareja para combinarlos de la forma más creativa.
Así se baila hasta hoy día en Harlem, eso que se llama SWING.




Espero que hayas disfrutado de esta entrega.Mientras tanto: sigamos bailando.

A todos los que trabajan y hacen posible la danza, el arte y la cultura, muchas gracias.
Hasta la próxima entraga y gracias por visitarnos. Sergio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR VER EN ESTE BLOG:

Hablemos de baile...
≤ Artículo anterior   Artículo siguiente ≥


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada